Publicidad
CALS

Tecnología desarrollada por la Universidad de Concepción es exportada a México

6 septiembre, 2019

Gracias al trabajo asociativo entre la Universidad de Concepción y el Hub Apta ha sido posible la exportación de tecnología nacida desde la UdeC a México.

Se trata de mallas fotoselectivas, que serán aplicadas en campos de berries en Michoacán, México, tras el acuerdo alcanzado gracias a la colaboración entre la Oficina de Transferencia y Licenciamiento (OTL) de la UdeC, el HUB Apta, junto con la empresa licenciataria Delsantek.

Claudio Maggi, director de Desarrollo e Innovación de la UdeC, destaca la importancia de esta configuración, donde se unen las capacidades on-campus (gestiones realizadas en la casa de estudios) y la comercialización off-campus (trabajo de los Hubs de Transferencia Tecnológica como Apta).

“En la medida en que tengamos éxito en la comercialización de esta innovación, creo que va a ser una gran señal para toda la comunidad universitaria de que este modelo entrega resultados que de otra manera no podríamos alcanzar”, resalta el director de Desarrollo e Innovación de la casa de estudios.

Del mismo modo, explica Maggi, este logro es de gran relevancia, dado el foco de la Universidad por potenciar los éxitos en términos de valorización de los activos tecnológicos generados.

“Creemos importante realizar la comercialización de esas tecnologías hacia el exterior y, sobre todo, en nichos que pueden significar una expansión mucho mayor. Para eso necesitamos la musculatura que Apta nos brinda, ya que internamente no tendríamos esa capacidad”, enfatiza el director de la UdeC.

El trabajo de Apta

La transferencia de esta tecnología se llevó a cabo gracias a la gestión de Andes Pacific Technology Access (Apta) -asociación que promueve la innovación de universidades chilenas en mercados internacionales- y la Oficina de Transferencia y Licenciamiento de la UdeC.

En esta línea, Varinka Farren, directora ejecutiva de Apta, explica: “Apta es una asociación de 15 miembros, 13 universidades y 2 centros de investigación, entre los que se encuentra la UdeC y nuestro objetivo es comercializar las tecnologías internacionalmente y ayudar a las oficinas de Transferencia y Licenciamiento con quienes trabajamos como complemento”.

El negocio generado a través de una sublicencia otorgada por la empresa Delsantek -fabricante de las mallas en base al método patentado por la casa de estudios- permitiría alcanzar los US$ 5 millones en ventas durante los próximos 3 años, lo que implica un importante logro del impacto generado por la I+D realizada en la UdeC.

Sandra Araya, directora ejecutiva de la OTL de la UdeC, afirma que “el agricultor, a fin de cuenta, cosecha más por hectárea que sin el uso de esta tecnología y que se comprobó también que, por el tipo de filamentos que usa y cómo está tejida, además, resiste los granizos”.

En cuanto a los ahorros que genera esta innovación, según “ensayos realizados en la temporada 2016/17, en que el daño por golpe de sol en manzanas, sin el uso de malla, superó el 38%, en árboles con el uso de las mallas de fotoselectividad combinada, se redujo este porcentaje a 16%, menos de la mitad, con el consiguiente impacto económico que significan las menores pérdidas de fruta por este concepto”, dice Araya.

La invención fue un desarrollo liderado por Richard Bastías, investigador de la Facultad de Agronomía de la UdeC, patentado y posteriormente transferido a Delsantek.

Bastías asegura que “la malla tendría un 60% de efectividad aplicable a una condición de variedad y clima particular, en la variedad Pink Lady sería de 95%, Granny Smith de un 70% y Fuji de 61%”.

Fuente: Diario Concepción


Publicar un nuevo comentario