Publicidad
Copeval

Praderas: estudio reafirma la necesidad de mejorar en gestión y eficiencia en el riego

15 mayo, 2019

La buena gestión de riego y el manejo eficiente del agua es clave y estratégico para el desarrollo de la producción lechera. Esto se desprende del estudio “Mejoramiento de la gestión y eficiencia del riego en la producción primaria de leche de la región de Los Ríos”, iniciativa que comenzó a desarrollarse a partir de 2012 por Aproval.

Para realizar esta investigación se analizaron las últimas seis temporadas de nueve predios lecheros asociados a Aproval, todos ellos llevaban varios años utilizando esta tecnología, manejando registros constantes de la medición de sus praderas y además disponiendo de control de gestión.

Al término del estudio se ratificó que bajo el actual escenario climático y el que se proyecta para los próximos años en la zona, el riego se ha transformado en una herramienta que – salvo en veranos lluviosos cada vez más escasos – permite producir un diferencial de 3,5 toneladas de materia seca por hectárea, que no sólo valida esta tecnología en términos de inversión, sino que además resulta ser estratégica para la subsistencia en el negocio frente a veranos con déficit hídricos cada vez más recurrentes.

El presidente de Aproval, Bruno Rubilar, destacó que el punto de partida de este proyecto fue proporcionar a sus asociados información real vinculada al uso del riego y su impacto en términos de producción de materia seca, en comparación a la producción de forraje en secano.

“Más allá de los datos presentados, el mensaje de fondo fue sensibilizarlos respecto a la importancia de tener una referencia sobre lo que hoy día están produciendo sus praderas y bajo qué condiciones, para poder proyectar hacia dónde quieren llegar y cómo la tecnología del riego les puede ayudar”, recalcó.

RESULTADOS

Ana María Widmer, gerente de Lecherías del Sur, empresa que fue parte del proyecto y que ya lleva siete años midiendo praderas en diferentes predios, sostuvo que para la investigación se seleccionaron los campos más representativos de la realidad de la región de Los Ríos.

Agregó que la idea fue levantar datos y procesar la información, lo que reafirmó que en promedio una pradera bajo riego tiene una diferencia de producción de 3,5 toneladas por hectárea de materia seca, con la de secano.

Precisó que se trata de un valor importante y que se justifica poner riego. “Además se aprecia que es una diferencia importante tiendo varias hectáreas de terreno. Con estos datos, la idea es que el productor pueda tomar la mejor decisión”, señaló.

La segunda conclusión del estudio, es que la pradera crece de manera distinta bajo los diferentes tipos de riego.

“Bajo pivote se presentaron las praderas con una mayor producción. No de manera significativa, pero reacciona mejor bajo esta modalidad”, recalcó.

Este estudio, es el primero con datos duros y consistentes en el tiempo. La medición fue realizada con datos recogidos de manera semanal durante los últimos seis años. Hablamos de datos reales y no de estimaciones, como sucede con estudios mes a mes.

“Debemos darle la importancia que tiene el riego. Es algo nuevo en la región y aún estamos a tiempo para implementarlo, antes de que lleguen fuertes sequías como en el norte del país”, aseveraron.

DESAFÍOS

Los datos recopilados, permitieron plantear la necesidad de abordar algunas brechas asociadas al riego, como la utilización de más y mejor información de suelo, clima y cultivo al momento de regar, mayor inversión pública en nuestra región para el cofinanciamiento de proyectos vía ley de riego, mejoramiento de la gestión en los procedimientos de inscripción de derechos de agua (especialmente para pozos profundos); y modificar las tarifas eléctricas que permiten el uso de los diversos sistemas de riego.

Sin duda, la pradera es la base fundamental de la alimentación de las vacas lecheras del sur de Chile. Sin embargo, a medida que la temperatura continúa aumentando hacia los meses de verano y la humedad en el suelo disminuye, el crecimiento se ve limitado por falta de agua.

ESTUDIO

Se comprobó que los sistemas productivos que implementan riego en sus praderas eliminan la limitante de agua en sus potreros y así logran tener mayores rendimientos de forraje en la época estival, lo que trae como consecuencia mejores retornos económicos.

En este estudio, es posible apreciar que existe una variación anual en el comportamiento de las tasas de crecimiento, tanto de riego como en secano. Esta variación está estrechamente relacionada con las condiciones climáticas, específicamente con las precipitaciones durante el verano.

El monitoreo realizado entre julio de 2012 a junio de 2018 compara la producción total de los predios estudiados para las mismas temporadas, de riego y secano, en promedio las praderas bajo riego produjeron 3,5 ton de MS más por héctarea.

COSTOS DE PRODUCCIÓN

Si bien, uno de los temas más relevantes y difíciles de cuantificar es el costo de la energía electrica que tendrá cada productor. Esto, debido a que está determinado por una serie de variables: tipo de energía contratada (a mayor potencia, el precio es mayor), uso o no uso de energía eléctrica en horario punta y el uso o no uso de potencia de demanda máxima contratada.

El análisis expone los datos económicos reales entregados por socios de Aproval que poseen control de gestión, los que indican que si bien el costo de inversión del pivote es el más alto de los tres, el costo de operación por hectárea del carrete es un 15% mayor y el de las tazas es de un 12% superior.

Fuente: Campo Sureño


Publicar un nuevo comentario