Publicidad
CALS

Viñas Bouchon y Bisquertt se asocian y crean el holding VFC para potenciar su negocio

15 marzo, 2019

Viñas Familiares de Chile (VFC) pasó a controlar ambas compañías en enero: La entidad será dueña de las marcas y los contratos de las vitivinícolas. Las agrícolas no fueron parte de la transacción, y entre ellas y el nuevo vehículo se celebraron acuerdos de suministro de uvas.

Muy activo comenzó el año para las viñas Bouchon, localizada principalmente en el valle del Maule, y Bisquertt, arraigada en el valle de Colchagua. Ambas compañías decidieron asociarse y crear el holding Viñas Familiares de Chile (VFC), vehículo que pasó a controlar a las dos empresas en enero.

Conocedores de esta operación afirmaron que Bouchon y Bisquertt -empresas familiares- ganarán economías de escala, sinergias, competitividad, cobertura geográfica y un mayor poder de compra gracias a este acuerdo de asociación. En cuanto a la comercialización, VFC tendrá un volumen exportador de unas 300 mil cajas anuales, mientras que en Chile se espera comercializar unas 700 mil botellas. El precio promedio conjunto de ambas compañías es de US$ 37 FOB por cada caja de 12 botellas (Bouchon cuenta con un precio promedio de US$ 41 y Bisquertt tiene un valor promedio de US$ 35).

De acuerdo con cercanos al negocio, la familia Bouchon ejercerá el control del nuevo holding , aunque la familia Bisquertt también tendrá una participación relevante en la firma. Fuentes al tanto, explican que se trató de la adquisición de un paquete accionario que compró Bouchon a Bisquertt. En tanto, el gerente general de VFC será Juan José Bouchon.

Tras esta asociación, conocedores del acuerdo afirmaron que las familias siempre buscaron mantener la identidad de las marcas y la independencia de los proyectos enológicos. Incluso, Bouchon y Bisquertt -ambas agrupadas bajo este nuevo holding – continuarán con su mismo portafolio de vinos, marcas y proyecto enológico.

El negocio agrícola de ambas viñas no fue incluido en el acuerdo, por lo que cada familia controlará de manera independiente sus plantaciones. De hecho, se continuarán elaborando los vinos en los campos de cada familia y se mantendrán los enólogos de cada compañía: Christian Sepúlveda, en Bouchon, y Felipe Gutiérrez, en Bisquertt.

Identidad de marcas

Fuentes de la industria señalaron que entre Viñas Familiares de Chile y ambas agrícolas se celebraron contratos de suministro de uvas, lo que resulta relevante a la hora de continuar con el portafolio de los vinos, con el estilo de los productos y con la identidad de las marcas.

Cercanos al negocio también manifestaron que este acuerdo podría ser solo la primera parte de la operación. En este sentido, revelaron que, una vez consolidado, también se podría configurar una segunda etapa a través de la incorporación de una tercera viña. Lo anterior, podría realizarse mediante una asociación al primer acuerdo o, derechamente, por la vía de una adquisición. Pese a ello, es algo que, según comentan, se optará por evaluar en el momento adecuado.

Otro aspecto que llama la atención en la industria del vino es que, a diferencia de otros países, por primera vez se genera una asociación de este tipo entre dos familias vitivinícolas que forman una alianza para mantener el negocio. Fuentes conocedoras indican que en el extranjero es un acuerdo habitual, pero no se ha visto en Chile.

El convenio de asociación entre Bouchon y Bisquertt también podría acelerar algunas inversiones para las firmas involucradas. Una muestra de ello sería la posibilidad de renovar la bodega de Bouchon en Mingre (Maule), que hoy cuenta con una capacidad para cuatro millones de litros. Al aumentar el volumen de la producción, la inversión sería algo necesario y ya estaría en proceso de evaluación. Las fuentes señalaron que entre Bouchon y el holding se habría firmado un contrato de arrendamiento para que VFC utilice esta unidad productiva. La bodega de Bisquertt y 350 hectáreas de la compañía fueron vendidas en 2010 al grupo chino Cofco en US$ 18 millones.

Nueva distribución

En forma paralela al acuerdo con Viña Bisquertt, las fuentes comentaron que Bouchon también cerró recientemente otro negocio por Viña Longaví, joint venture que desde 2013 mantiene la firma con la sudafricana Cederberg, vinculada al enólogo David Nieuwoudt. En este caso, la firma italiana Dynamica, ligada a Edoardo Freddi, tendrá la representación y distribución de los vinos de Longaví en todo el mundo. El acuerdo habría sido suscrito por un plazo de cinco años renovables.

300 es la cantidad de hectáreas que poseen entre las viñas Bouchon y Bisquertt.

US$ 37 es el precio promedio de la caja de 12 botellas de VFC, superior al de la industria.

Fuente: El Mercurio


Publicar un nuevo comentario