Publicidad
Syngenta

La agricultura se sube al carro tecnológico y florecen nuevos proyectos en Chile

14 enero, 2019

FIA ha invertido más de $76 mil millones en una década. Organismos como la Fundación para la Innovación Agraria, Corfo y Start-Up Chile están apoyando la creación de nuevas iniciativas que pretenden cambiarle la cara al sector en los próximos años.

De las más de 1.600 compañías apoyadas por Start-Up Chile, 39 están relacionadas con el mundo de la agricultura. Entre ellas destacan Instacrops, plataforma que utiliza internet de las cosas para prevenir riesgos y maximizar la producción; o Agrapp, un cuaderno de campo inteligente para ayudar al agricultor a gestionar de una manera fácil y eficiente su negocio.

En total, estos 39 emprendimientos han levantado US$ 9 millones entre capital público y privado y acumulan ventas por US$ 3 millones.

Con el potencial agrícola que tiene Chile no es raro que cada año estén surgiendo más y más proyectos ligados al sector, pero lo que se está buscando ahora es hacerlos realmente innovadores y es ahí donde la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) está tomando partido desde hace años. “En los últimos años, sin duda los procesos de innovación se han orientado a buscar soluciones tecnológicas para lograr una agricultura sustentable que enfrente la máxima eficiencia en el uso de los recursos naturales (agua, suelo y energía) -cada vez más escasos-; que responda a los desafíos que impone el cambio climático en nuestra agricultura, y satisfaga la demanda de alimentos de una población mundial cada vez más numerosa”, dice Álvaro Eyzaguirre, director ejecutivo de la agencia dependiente del Ministerio de Agricultura.

Agrega que el sector agrícola y la industria agroalimentaria chilena han ido incorporando cada vez más innovaciones que permitan una gestión eficiente de los recursos, incrementando de esta forma su competitividad en el mercado global. “Dentro de las áreas o tecnologías pueden nombrarse la inteligencia artificial, agricultura de precisión y robótica, alimentos más saludables y funcionales, tecnologías de producción amigable con el medio ambiente, agricultura urbana, modelos de gestión y comercialización, cadenas productivas, eficiencia productiva (más con menos), biotecnología, ingeniería genética, nanopartículas, entre otros”, explica Eyzaguirre.

En los últimos 10 años, FIA ha entregado recursos por más de $76 mil millones, que han ido principalmente destinados a problemáticas del sector relacionadas con el manejo productivo, comercialización y marketing, cambio climático y tecnologías de los alimentos.

Esos recursos son precedentes de los Ministerios de Agricultura y Economía y de los respectivos Gobiernos Regionales.

El apoyo de la Corfo

Uno de los organismos públicos que más apoyo le está entregando a la innovación agrícola es la Corfo, agencia que posee una serie de programas y alianzas para potenciarla. Es el caso, por ejemplo, del Centro Tecnológico en Innovación para la Industria Alimentaria (CeTA), que busca prestar servicios a empresas y emprendedores de diferentes regiones mediante la implementación de plantas pilotos orientadas al desarrollo de ingredientes, alimentos procesados y empaques. La iniciativa cuenta con la participación de instituciones como la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Universidad de Chile, la Universidad de Talca, la Universidad de La Frontera, Fundación Chile y Fundación Fraunhofer. El monto total del proyecto es de $17.534 millones, con un aporte de la Corfo de $9.700 millones hasta el año 2026, a través del cual CeTA implementará capacidades de pilotaje para el desarrollo de alimentos saludables mediante la construcción y fortalecimiento de instalaciones y capital humano.

El viernes pasado, de hecho, se inauguró en el Instituto de Agroindustria de la Universidad de La Frontera, la primera planta de innovación en alimentos del CeTA, un espacio de 400 m {+2} , que albergará un complejo sistema de procesamiento alimentario y packaging con tecnología de punta, que permitirá ofrecer servicios como desarrollo e innovación de envases y embalajes; alternativas de deshidratado; línea de jugo y extracción de aceites; prototipaje y pilotaje cervecero, entre otros. “Esta iniciativa tiene un perfil pre-comercial, donde las empresas tendrán capacidad tecnológica para testear sus productos antes de ser lanzados al mercado. Y esto, a su vez, nos abrirá espacio a la innovación y al desarrollo tecnológico al agregar valor a nuevos productos que podrán ofrecer diferencias sustanciales frente a sus competidores más cercanos”, dice Renato Hunter, vicerrector de Investigación y Postgrado de la Ufro.

A la fecha, Corfo ha apoyado la creación de 13 Centros de Extensionismo Tecnológico -hoy incorporados al Programa Fortalece Pyme -, y se espera contar con al menos un centro por región al año 2020. Asimismo, desde la gerencia de Capacidades Tecnológicas de Corfo, se están coordinando todos los temas de mejoramiento genético en fruticultura del país. Para esto se está trabajando a través de nueve iniciativas compuestas por Consorcios, Programas de Mejoramiento Genético y Programas Tecnológicos Estratégicos.

Junto con eso, la estatal también cuenta con alianzas y apoyos para grandes organizaciones como UC Davis, Fraunhofer y Telefónica, las que cuentan con un presupuesto total de más de $81 mil millones para el desarrollo de diversos proyectos ligados a la innovación agrícola. Entre ellos destacan, por ejemplo, la iniciativa Smart Agro de Telefónica I+D, que pretende predecir y optimizar los procesos agrícolas gracias a sensores.

Inversiones

Organismos como UC Davis, Fraunhofer y Telefónica cuentan con recursos por más de $81 mil millones para el desarrollo de proyectos chilenos de innovación agrícola.

Fuente: Revista del Campo


Publicar un nuevo comentario