Publicidad
FMC

Ahorra agua durante el riego de arándanos

26 noviembre, 2018

Al igual que ocurre con otros cultivos, el arándano tiene requisitos de consumo de agua que varían con la edad del cultivo (hasta alcanzar la madurez total), así como la edad del acolchado de corteza, ciclo agrícola, y hora del día.

El mayor consumo de agua ocurre durante el verano, y en el transcurso del día, el mayor consumo depende de
las condiciones del clima. Por ejemplo, en un día normal, el consumo más alto se realiza al mediodía, e incluso en
un día fresco, los niveles de consumo de agua pueden aumentar ante condiciones meteorológicas de viento y
baja humedad.

Suelo y consumo de agua

Usualmente, el consumo de agua por la noche es mínimo. El suelo debe poseer la capacidad de almacenar
suficiente cantidad de agua para que pueda ser liberada conforme a las necesidades del cultivo. Sin embargo, los
suelos arenosos no tienen la capacidad de almacenaje adecuada. Cuando se añade acolchado de corteza de pino
al suelo, la situación se torna aún más compleja.

Los pedazos de corteza de pino son cientos de veces más grandes que las partículas del suelo, por lo que los
espacios de aire entre los pedazos de corteza son demasiado grandes como para retener el agua en contra de la
fuerza de gravedad. Por lo tanto, el ritmo de drenaje del agua aumenta de tres a seis veces cuando hay corteza
de pino en el suelo.

El sistema radicular del arándano se confina más o menos al nivel de la capa enmendada con corteza de pino, la
cual se encuentra de 20 a 30 cm de profundidad, y se requieren menos de 10 minutos para drenar el agua que se
acumula por exceso de riego debajo de la zona radicular activa.

Las estimaciones indican que el total de agua que requiere un cultivo es de aproximadamente 1,270 mm de agua.
Debido a que la precipitación pluvial varía a lo largo del año, surge la necesidad del riego mecanizado, ya sea por
aspersión, por goteo, u otro sistema.

Necesidades de la planta

En un estudio realizado en dos operaciones agrícolas, calculamos que el total de agua utilizada en el campo era
de cinco a ocho veces más alto que el volumen requerido por el arándano.

Por medio de sensores de agua en el suelo, monitoreamos el número de sesiones de riego por día, así
como el contenido de agua en el suelo antes de cada sesión.

El primer riego en un día normal, iniciaba con un contenido de agua en el suelo por debajo de la capacidad de
almacenaje. Sin embargo, en las sesiones de riego subsecuentes, el contenido de agua en el suelo subía por
encima de la capacidad de almacenaje y por lo tanto, existía la probabilidad de que el agua de riego se drenara
por debajo de la zona radicular.

Método de cálculo

Supongamos que el agua consumida por el cultivo es una unidad. Entonces, si dividimos el agua recibida por el
campo en dichas unidades, el número de unidades invertidas en la cantidad de agua de lluvia recibida, en el agua
utilizada para protección antiheladas, en la cantidad de agua usada por el cultivo, en el total de agua recibida por el campo, y en exceso de agua suministrada durante las sesiones de riego.

De esta manera determinamos que el agua no usada por las plantas de arándano representaba el triple de los
requisitos del cultivo en el caso de riego por goteo; y seis veces más cuando se riega con microaspersores.

Reduzca el exceso de riego

  • Dé seguimiento al contenido de agua en el suelo entre sesiones de riego y lluvias. Existen diferentes
    métodos para realizar ese seguimiento tales como sensores de agua en el suelo.
  • Aproveche al máximo la efectividad del agua de lluvia.
  • Reduzca el número de sesiones de riego por día.
  • Reduzca la frecuencia del riego y aumente la duración de cada sesión de riego, desde la primera vez que
    se añade corteza de pino, hasta que la corteza esté a punto de degradarse.
  • Reduzca el número de sesiones de riego en los días nublados y frescos.
  • Haga el máximo esfuerzo para evitar regar en días lluviosos, esperando el tiempo suficiente después de
    estos días para volver a aplicar el riego.
  • Durante ciertas etapas de crecimiento, las plantas pueden desempeñarse bien con menos agua.
  • Si el campo de arándanos tiene una capa de drenado restringida, será necesario reducir el riego cuando el
    subsuelo por debajo de la zona radicular esté saturado.
  • Investigue sustratos orgánicos alternativos que puedan reemplazar a la corteza del pino.

Fuente: hortalizas.com y Portalfrutícola.com


Publicar un nuevo comentario