Publicidad
FIA 2

Producción de aceite de oliva crece 33% en últimos 5 años y alcanza las 20 mil toneladas

20 septiembre, 2018

Se exporta casi el 75% del total, fundamentalmente hacia Brasil y Estados Unidos. Aumentar la productividad, mejorar los rendimientos estimados e incrementar las exportaciones en el formato envasado son algunos de los desafíos que enfrenta la industria local.

El arribo de las nuevas tendencias alimentarias y la importancia por el cuidado de la salud han servido de apoyo a la producción de aceite de oliva en Chile. La producción en el país ha tenido un incremento de 33% en los últimos cinco años y ya alcanzó las 20 mil toneladas el año pasado. Lo anterior, pese a que las plantaciones se han mantenido estables en las 25 mil hectáreas desde 2014.

La gerenta general de ChileOliva, Gabriela Moglia, afirmó que “en los últimos cinco años se puede ver cómo en las góndolas de los supermercados ha crecido la categoría de aceites de oliva con nuevas marcas de alta calidad, que se ha traducido en que el 90% del consumo en Chile sea de aceite de oliva nacional, versus 10% de aceites importados”.

Pese a este aumento en la fabricación de aceite de oliva local, Chile aún representa un 1% del mercado mundial de este producto, que es encabezado por España. El país europeo concentra el 50% de la producción mundial y representa un 32% de las exportaciones mundiales, por delante de Italia y Túnez.

Moglia recalcó que Chile es un país pequeño en volumen, pero no así en calidad. “Con tecnología de punta y un clima favorable, ha conseguido producir aceites de oliva premium con una acidez de 0,2-0,3%”, sostuvo. Lo anterior ha generado que Chile se posicione como productor de aceite de oliva de calidad 100% extra virgen.

Independientemente de que la fabricación local de este producto sea menor en comparación con otros países, el potencial exportador del aceite de oliva chileno ha cobrado relevancia. En 2017 se exportaron 14.054 toneladas -prácticamente un 75% de lo que se produjo en Chile- y sus ventas sumaron más de US$ 66 millones. Por lo anterior, pese a que el producto local no destaca en volumen, su calidad es valorada de manera positiva en los mercados externos. Del total exportado, un 80% corresponde a embarques destinados hacia el mercado brasileño, un 8% se dirige hacia Estados Unidos y el resto se distribuye en otros países. Del producto que se va al extranjero, 37% es aceite embotellado, mientras que 63% se exporta en formato a granel. Sin ir más lejos, ProChile destacó en julio pasado que el aceite de oliva está entre los productos con mayor potencial para liderar las exportaciones en el mediano plazo.

Un total de 29 compañías están afiliadas al gremio, según lo que indica su portal web. Sin embargo, hay firmas que encabezan la producción de aceite en Chile. Entre ellas están Olivos del Sur (Olisur), fundada y controlada por la familia Swett a través de su holding Costanera. Otra de las compañías importantes es Agroindustrial Siracusa, dirigida por el empresario Juan Ramsay, que produce el aceite de oliva premium Aura. También están Monte Olivo, ligada al empresario Clemente Eblen, y Olivares de Quepu, controlada por el grupo brasileño Libra y fundada por el empresario local Francisco Silva Donoso, quien hoy desempeña el cargo de presidente de la Empresa Portuaria de San Antonio.

Sin perjuicio del crecimiento que ha tenido la industria nacional del aceite de oliva, el rubro enfrenta una serie de retos. Gabriela Moglia sostuvo que “los principales desafíos a los cuales nos hemos visto enfrentados en el área técnica son aumentar la productividad y alcanzar los rendimientos estimados al momento de establecer los huertos de olivos”. Señaló que, para ello, están trabajando en investigación con universidades y centros tecnológicos. A su vez, en el área comercial, Moglia dijo que “el principal desafío es crecer en las exportaciones en el formato aceite de oliva envasado y continuar posicionando a Chile como un productor de aceite de oliva de calidad”. Para lograr lo anterior, indicó que están desarrollando campañas genéricas a través de la marca sectorial Chile Olive Oil con el apoyo de ProChile en distintos mercados de interés.

Fuente: El Mercurio


Publicar un nuevo comentario