Publicidad
Syngenta

Las exportaciones, el gran desafío

9 julio, 2018

La estimación es cerrar 2018 con US$ 30 millones en retornos por la venta de plantas, principalmente a Perú y Brasil.

Jorge Valenzuela, socio del vivero Nueva Vid, calcula un incremento de 30% , en lo que va del año, en las exportaciones de plantas de su empresa especializada en vides de mesa. “Este es un sector que afortunadamente ha ido in crescendo con los años”, dice.

Las estimaciones generales lo corroboran. En Viveros de Chile estiman que los envíos totales esta temporada superarán los US$ 30 millones, lo que representa un aumento de 36% respecto de los US$ 19,3 millones de 2016, sin contar los datos de 2017 que todavía no están disponibles.

Lo anterior ha llevado a que los viveros nacionales hayan pasado del puesto 44 en 2012 al 28 en el ranking mundial de exportadores de plantas.

“Responder a la demanda internacional es un gran desafío para los viveros, por las grandes superficies que se están ocupando en agricultura en Perú, Colombia, Brasil y México, entre otros”, señala Maritrini Lapuente, gerenta de Viveros de Chile.

Agrega que por ello muchos están ampliando sus instalaciones para aprovechar las oportunidades y se están asociando para cumplir con los requerimientos.

56 mercados

Perú, Brasil y México aparecen como los principales mercados durante los últimos cinco años. En 2017, en tanto, Perú representó más del 50% de los envíos, y Brasil, cerca del 25%. Las principales especies exportadas son frutillas, vides de mesa y viníferas y arándanos, pero también hay avellanos, granados, olivos, paltos, frambuesos y cerezos, entre otras.

Actualmente Chile exporta plantas a más de 30 países, aunque ya tiene protocolos fitosanitarios para 56 mercados y para más de 80 tipos de material de propagación de distintas especies frutales, vides y hortalizas.

Con la mira en Asia

Las plantas chilenas incluso ya están llegando a India.

Según reporta Viveros de Chile, en 2016 se realizaron las primeras exportaciones de plantas de uva de mesa a India, que han permitido que el producto nacional comience a adquirir protagonismo en Asia.

En 2017, la asociación de viveros organizó una misión comercial en la que se pudo constatar que en India hay más de 70 mil hectáreas cultivadas con uva de mesa, destinadas a consumo en fresco.

En esa ocasión, los productores de India manifestaron su interés en seguir importando vides chilenas, ya que tienen planificado aumentar sus plantaciones. Además, quieren importar plantas de tomate y frutilla.

Perú el mejor cliente

En el ambiente exportador hay coincidencia en que Perú -el mercado más estable- seguirá siendo el principal cliente de Chile, especialmente para uva de mesa.

En esta especie, y a nivel transversal, cada vez hay menos interés por las variedades tradicionales y mayor apetito por las uvas nuevas o de programa, las que son muy demandadas.

“Chile pasó de tener una producción de uva de mesa con cinco variedades a una oferta de 40 variedades con las que tenemos representaciones y es lo que estamos exportando”, señala Jorge Valenzuela.

¿Cuál elegir?

Para Valenzuela, como todos los planes genéticos tienen su variedad estrella, dependerá mucho de cómo se comporte en distintos tipos de clima y de suelo y diferentes patrones.

“Estamos en una etapa de validación súper importante con las variedades nuevas, y algunas van a funcionar muy bien y otras van a morir en el intento”, señala.

De ahí que recientemente la asociación de viveros hizo un seminario en Perú, no solo para entregar información de los programas nuevos que hay en uva de mesa y arándanos, que son las importaciones de plantas más tradicionales, sino que también se mostraron otras alternativas para plantar.

Se habló de la experiencia chilena con nogales, cerezos y avellano europeo, pero en el entendido de que primero hay que validar, estudiar y ver la factibilidad técnica de producción.

30% CRECIERON las exportaciones en lo que va del año.

Fuente: Revista del Campo


Publicar un nuevo comentario