Publicidad
Copeval

Enemigos naturales y uso de entomopatógenos surgen como alternativas para enfrentar la plaga Chinche Pintada

9 febrero, 2018

Investigadores de INIA se encuentran trabajando en un sistema de Manejo Integrado de Plagas que contempla diferentes técnicas. Al uso de plaguicidas químicos se podrían sumar opciones ecológicas y económicamente viables para los agricultores.

La presencia del insecto Chinche pintado (Bagrada hilaris) en nuestro país sigue generando preocupación en el sector hortícola, ya que ha logrado dispersarse entre las regiones de Coquimbo y O’Higgins. Para frenar su avance y establecer un control permanente en el tiempo, investigadores del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) se encuentran trabajando en forma conjunta con el SAG, y con el apoyo de FIA e INDAP.

Para exponer los avances obtenidos a la fecha se llevó a cabo el Primer seminario “Avances en la investigación del chinche pintado, Bagrada hilaris y situación actual de la plaga”, el cual tuvo una asistencia de 140 personas, principalmente agricultores de la zona central. La actividad se realizó en la comuna de Lampa, una de las más afectadas con esta plaga, y contó con la presencia de autoridades como el Director Nacional de INIA, Julio Kalazich; el Jefe de División Protección Agrícola y Forestal de SAG, Rodrigo Astete; y la Coordinadora del Programa Nacional de Sanidad Vegetal de INIA, Patricia Estay, quien expuso los resultados del trabajo investigativo, en particular la evaluación de la eficacia y periodo de protección de insecticidas autorizados para el control de la plaga, tanto en laboratorio como en campo.

Durante el último año, INIA ejecutó el proyecto “Biología de Bagrada hilaris bajo las condiciones agroclimáticas locales y análisis de eficacia de distintas moléculas insecticidas para su control”, financiado por FIA, el cual determinó la efectividad de 34 plaguicidas presentados por diferentes compañías químicas para el control de Bagrada. En primer lugar, se evaluaron los productos en condiciones de laboratorio en el Centro de Investigación Regional INIA La Platina, con un equipo que simula aplicaciones en aire libre llamado Potter Tower. De los 34 plaguicidas, se seleccionaron todos aquellos que presentaron una eficacia igual o superior a 65%, de acuerdo al protocolo vigente. En total, sólo 19 cumplieron con ese rango. Posteriormente, se realizaron diferentes ensayos en campo con esos productos en el sector de Lampa durante 72 horas. Finalmente, todos tuvieron una efectividad por sobre el 65% sobre la plaga. Los productos están autorizados por el  SAG para su uso sobre “rúcula”, ya que fue el cultivo donde se realizaron los ensayos y como primera recomendación se sugiere aplicar temprano en la madrugada con temperaturas menores a 14°.

Durante los próximos tres años INIA continuará el trabajo de control del chinche pintado con el proyecto “Desarrollo de un sistema de manejo integrado con bajo impacto ambiental orientado a mitigar las poblaciones de la chinche pintada (Bagrada hilaris) para una horticultura sostenible y competitiva”, también financiado por FIA, y que será liderado por la investigadora INIA Nancy Vitta. La iniciativa buscará generar información sobre la base de aspectos biológicos y ecológicos de la plaga, teniendo como ejes principales reducir las poblaciones a través de alternativas ecológicas y económicamente viables.

Al respecto, Patricia Estay, Coordinadora del Programa Nacional de Sanidad Vegetal de INIA, adelanta lo que serán algunas de las claves de este proyecto “Se trata de darle continuidad al trabajo ya realizado. Para ello, es importante evaluar productos de origen biológico, así como el monitoreo de productos químicos atractivos y lo más importante: el control biológico. Como INIA, estamos planteando que la única forma de mantener en equilibrio las poblaciones de este insecto es tener controladores biológicos eficientes y también el uso de entomopatógenos. Para eso, hay que estudiar las poblaciones y conectar la Bagrada con parasitoides que puedan controlarlos. Este proyecto está siendo ejecutado en conjunto entre INIA La Cruz y La Platina”, sostiene la entomóloga INIA.

Por su parte, Cristián López, Presidente de la Agrupación de Agricultores de Lampa, ve de manera positiva el trabajo realizado, pero advierte que la plaga sigue avanzando. “Desde que INIA empezó a colaborar con nosotros, hemos progresado en el manejo del chinche y aprendido mucho del insecto. Se ve una mejora, pero tomará tiempo porque esta plaga no da tregua. Para eso, vamos a tener que trabajar más tiempo y seguir usando los plaguicidas químicos, pero de todas formas este año vamos a empezar probar el formulado entomopatógeno que tiene un menor impacto en el medio ambiente y que es bastante efectivo también”, señala el agricultor.

Cabe recordar que la chinche pintada fue detectada en Chile en septiembre del 2016. Se trata de una amenaza que puede causar serio impacto económico ya que causa graves daños en hospedantes de la familia Brassicaceae en la cual se encuentran especies como coliflor, repollo, brócoli, rúcula, rábano, kale y pack choi, entre otras.

Fuente: INIA


Publicar un nuevo comentario