Publicidad
Quimetal

Un 70% de los terrenos de la Región del Maule presenta algún grado de desertificación

20 julio, 2017

sequiaMás de un millón de hectáreas están afectadas por la acción humana, los incendios forestales y las lluvias.

“Hay que cuidar el agua”. En el campo esa frase se ha vuelto cotidiana, sobre todo en época de siembras y principalmente por agricultores que han tenido que innovar en sus sistemas de riego en las localidades más cercanas a la costa, donde la erosión y desertificación están generando un mayor impacto.

Un estudio de la Universidad de Talca constató que en la Región del Maule las localidades del secano costero son las más afectadas por el fenómeno de la desertificación y la erosión, lo cual se ha acentuado tras las últimas lluvias en la zona.

Desde la casa de estudios advierten que un 70% de los terrenos del Maule está afectados -cerca de 1 millón 400 hectáreas- y que Chanco, Curepto, Empedrado, Hualañé, Licantén y Pelarco son las localidades con la mayor desertificación.

Patricio González, agroclimatólogo de la Universidad de Talca, agrega que “este proceso es una degradación de los suelos, afectados fundamentalmente por la acción del hombre y por la erosión hídrica (…) Estos suelos se vuelven improductivos, y para la agricultura tiene una consecuencia fatal, porque no se puede volver a sembrar ningún tipo de cultivo, pues se vuelven prácticamente roca viva”.

Una de las principales causas es la sobreexplotación de tierras, la deforestación y los incendios forestales. González advierte que en este tipo de suelos solo se puede plantar pinos, como última instancia.

El problema, indica, “se agravó luego de los incendios forestales que arrasaron con la flora nativa e introducida”. Eso, sumado a las recientes lluvias -130 mm en solo tres días, que pegaron directamente en el suelo desnudo- dejaron la roca descubierta, que posteriormente creará cárcavas, que es suelo muerto no recuperable, “y que ha sido la tónica desde Curicó hasta Cauquenes”.

Para Fernando Medina, presidente de la Asociación Agrícola Central, el secano costero tiene un alto grado de erosión, lo que es muy grave para la agricultura: “El 90% de los cerros están erosionados y perdieron su cobertura vegetal original hasta una tercera capa. Antes el río Maule era navegable hasta Loncomilla, y por la erosión de los cerros se desmarcó de su caudal original”.

Según la investigación, si bien las zonas afectadas por un nivel grave o muy grave de desertificación demorarían miles de años en recuperarse, aún hay esperanza para otros terrenos cuyo daño no es tan alarmante.

González explica que se debe cambiar al riego por goteo o por aspersión, y que el cultivo solo utilice el agua necesaria. También propone aumentar la forestación de vegetación nativa, como roble, peumo y boldo, que protegen mucho más el suelo al generar humedad, y evitar el sobre pastoreo.


Publicar un nuevo comentario