Publicidad
Quimetal

Comité del Kiwi analiza sector para 2016

11 enero, 2016

kiwi amarilloLa entidad hizo un llamado a no cometer el error de 2015 de tener expectativas sobredimensionadas de la temporada e invitó a informarse respecto del complejo escenario que se proyecta.

 

A pesar de la posible menor disponibilidad de fruta chilena, el resultado de la temporada 2016  estará determinado por la oferta global de kiwi disponible en los mercados,  y no solo por la disminución de la oferta chilena. Dada la creciente mayor oferta del Hemisferio Norte y de Nueva Zelanda, el pronóstico debe ser muy conservador. La estrategia de venta debe ser planificada y ordenada en el tiempo. Mientras que la calidad de la fruta jugará un rol fundamental en la fidelización de la compra y del cliente.

Análisis de la Temporada

El inicio de la temporada chilena 2015 fue de expectativas muy altas por parte de los productores y también compleja para las exportadoras que proyectaron precios más altos de los que finalmente se pagaron por los kiwis chilenos en los mercados.

Esto se explica en gran medida, debido a los precios extremadamente altos de la temporada 2014 y a los cuales se llegó después de las heladas de la primavera de 2013.

Así como el comienzo de la temporada fue bastante especulativo. Esto generó que la partida con mínimos garantizados altos, fuera lenta. También provocó el retraso de las ventas por parte de los importadores mientras defendían los altos precios requeridos desde Chile. De ahí en adelante toda la temporada fue un paulatino y sistemático descenso, con un término que aún no acaba y donde todavía existe fruta de guarda,  y con un resultado medio muy por debajo de las expectativas originales.

El final de la temporada ha sido malo en términos de precios y probablemente no se pague toda la inversión que significa hacer una guarda y sus costos asociados.

No obstante, en términos generales el promedio de la temporada 2015 será de un precio histórico bueno, si se compara con los últimos cuatro años antes de la helada. “Si bien fueron precios buenos, estuvieron por debajo de las expectativas, lo que ha generado pérdidas importantes a las exportadoras que garantizaron pagos de mínimos altos”, aclara Carlos Cruzat, Presidente del Comité del Kiwi.

Al respecto, explica que la temporada 2015 no ha sido tan positiva como se esperaba, entre otros factores; por el gran stock de kiwi del Hemisferio Norte al inicio de la temporada y al gran volumen de fruta griega e italiana a finales de la misma. “Esto hizo que los mercados se focalizaran en esta fruta, dejando de recibir kiwi chileno, lo cual acortó también la ventana comercial, forzando la distribución de los saldos de la fruta en otros mercados”.

Temporada Europea 2016

La partida europea ha sido lenta, de precios bajos y con mucha presión de fruta. Recién se está comenzado a recuperar la movilidad y rotación de producto. Si bien, es difícil hacer predicciones, se estima que va a ver más kiwi de guarda hasta tarde en el Hemisferio Norte.

“Esto afecta directamente los despachos de Chile, atrasando el arribo de nuestra fruta y dejando una ventana más pequeña de comercialización. Esto obliga a vender más rápido y en un corto periodo de tiempo. Al aumentar el volumen de oferta mundial, es esperable proveer una caída de precios”, puntualiza Cruzat.

Las expectativas sobre el desarrollo de la temporada europea, el incremento de volúmenes en el Hemisferio Norte y fruta de guarda hasta muy tarde, hacen suponer que el inicio de la temporada chilena no sea auspicioso. Asimismo, la alta producción de kiwi verde y una creciente expansión de kiwi amarillo por parte de Zespri, genera una fuerte presión de volúmenes de fruta.

Chile tuvo el 2015 una primavera húmeda, con un complejo bacteriano en flor y una baja brotación y fertilidad, atribuible a un verano cálido y un otoño de baja acumulación de horas frío. Estas condiciones han generado una menor cantidad de fruta en los huertos, la que también se explica por el tizón de flor.

Al respecto, el presidente del Comité del Kiwi, señaló que durante el mes de enero, se espera tener una visión más certera de cuánta fruta menos se va a tener esta temporada. “Dado esta disminución de fruta interna, la tendencia inmediata es pensar que existirán precios más altos, sin embargo, el kiwi chileno llega a mercados que también dependen de cuánta fruta hay en stock y cuánto ofrece nuestra competencia. Desafortunadamente existe un volumen importante de fruta en stock, un mercado con precios presionados y una oferta de Nueva Zelandia muy alta. Por esta razón, hay que pensar que la temporada 2016 no es replicable a años anteriores,  aún en el escenario de que llegáramos con menos fruta, ya que en la visión global nos encontraremos con mercados mucho más saturados y con precios comprimidos”, recalcó.

Por lo mismo, Cruzat, sostiene que es fundamental mejorar la calidad de arribo y la maduración, de manera de fidelizar la compra. “Para enfrentar un mercado con altos volúmenes, se requiere empujar el consumo. Y éste, se estimula con precios promocionales y se incentiva con mejor calidad de la fruta. El desafío para la temporada 2016, en el concierto de un escenario de altos volúmenes, bajos precios y dificultad de venta, es ofrecer un mejor producto y no iniciar la temporada con expectativas demasiado altas, son claves para no hacer caer los precios. Lo relevante hoy es aterrizar las expectativas, entender que aunque tengamos menos fruta, se viene compleja la temporada 2016. La estrategia debe centrarse en incentivar el consumo con un mejor producto, tener un programa de comercialización lo más ordenado posible y sin saturar la ventana de comercialización. El envió de grandes volúmenes lo único que genera es presionar el precio a la baja. La temporada va a ser más corta de lo habitual y las ventas deben ser agiles e inteligentes”, concluyó.

Fuente: SimFruit


Publicar un nuevo comentario